the scooter rider

20 enero 2012

Red Bull Lingotto Special, una reunión de Scooter fuera de lo común


                                  

Y es que cuando juntamos en la misma frase Red Bull, Scooter clásicos y Lingoto, sólo podemos conseguir algo muy especial. El pasado domingo 25 de septiembre se celebró una reunión organizada por Red Bull en la que tras un par de pruebas de habilidad y buen humor se acabó rodando con las motos por las rampas que dan acceso a la pista de Lingotto. Recordemos que esta es una antigua fábrica de FIAT que se construyó en los años 20 del siglo pasado y que estuvo en funcionamiento hasta 1982, momento en el que se decidió clausurar la fábrica. Pero las instalaciones se mantienen en pie y en buen estado ya que se reconvirtió en un centro cultural de la ciudad.
El edificio consiste en unas rampas, de aproximadamente 600 metros de desarrollo, que en seis vueltas te lleva a la azotea, y en ella te encuentras con una pista de casi un kilómetro que cuenta con dos curvas parabólicas que permiten alcanzar altas velocidades. En su momento más de 80 vehículos FIAT fueron desarrollados en ese circuito, y gracias a películas como Italian Job o alguna de las primeras películas de James Bond las instalaciones han pasado al imaginario popular.




                                  

Para el evento se dieron cita más de 200 Scooter en la Avenida de Niza, en Turín, Italia, y gracias a la crónica que han publicado en SIP Scootershop podemos conocer en que consistió la reunión. Primero los participantes tenían que disfrazarse al “Estilo Italiano” para que un jurado de famosetes de la televisión italiana valorase la habilidad. La segunda prueba consistía en desarmar y volver a armar la rueda delantera de la moto en el menor tiempo posible con un tiempo límite. Si lo hacías por debajo de ese tiempo te daban puntos de bonificación y si lo excedías te penalizaban.
La siguiente prueba consistía en una carrera por la rampa de acceso hasta la azotea. Pero aquí también contabas con el tiempo medido, ya que disponían de 90 segundo para recorrer los 600 metros de rampa. En este momento parece algunos de los participantes parece que decidieron “pasar” de la competición y se dedicaron a disfrutar de la experiencia de rodar en ese lugar tan excepcional.
Además para acabar de aderezarlo bien, en la terraza les esperaba Nicola L’impennatore, un Freestyler con Vespa que hace las delicias del público allí por dónde pasa. La última prueba consistía en realizar dos vueltas por la pista de la azotea y que ambas fueran hechas en el mismo tiempo. Los vencedores aparecen por ahí en algún vídeo, pero creo que en este caso lo de menos es quién ganó, ya que se trataba sin lugar a dudas de pasárselo bien.
A continuación os dejo el vídeo que han subido los chicos de SIP Scootershop y otro participante italiano en el evento.

                                 



Fuente: MotorPasion.

No hay comentarios:

Publicar un comentario