the scooter rider

07 enero 2012

Quadrophenia



 Quadrophenia, la película de culto entre los Mods estrenada en 1979. En esta película, que realmente es una adaptación al cine de la ópera rock del mismo nombre creada por The Who en 1973, nos cuentan las andanzas de Jimmy, un Mod londinense, y su banda de amigos en la Inglaterra de los años sesenta. En su momento la película recibió una crítica bastante mala, ya que contenía bastante violencia y sexo para lo que se acostumbraba en la época. Pero como ocurre en muchos casos el boca a boca la acabó por convertir en una película de culto entre los más jóvenes. El personaje de Jimmy monta una Lambretta Li 150 serie 3 con un buen surtido de retrovisores cromados y poco más. La moto original utilizada en la película fue comprada en su momento por Rafferty Newman (una tienda que vendía Scooter en Portsmouth) y fue expuesta en el escaparate durante mucho tiempo. La moto acabó yendo de mano en mano, primero la compró Eddie Harris quien luego la vendió a Paul Marsh, pero nunca llego a salir de la zona de Portsmouth.
Tras cierto tiempo expuesta en la parte frontal del jardín de Paul Marsh, el actual propietario la reconoció al pasar por la calle y le hizo una oferta que no pudo rechazar. Tras hacerse con ella inició la restauración que le llevó hasta 1995. La moto apareció en la portada de la revista Scootering International de junio de ese mismo año, acompañada de un amplio reportaje de la restauración. Desde esa fecha la moto ha participado en muchos eventos y ha obtenido varios premios, además de participar en la premiere del reestreno de la película en 1997.

Pero en este momento la moto ha alcanzado la fama, si todavía le quedaba por alcanzar algo mas de fama, al ser vendida en una subasta por la casa Bonhams Entertainment el pasado día 25 de noviembre por la escalofriante cifra de 36000 libras esterlinas (sobre los 54000 euros) casi nada. Sobre todo si hablamos de una moto que originalmente, igual que su eterna rival la Vespa, fue diseñada para motorizar un país (Italia) tras la guerra, por lo que tenia que ser un vehículo barato, fácil de mantener y fiable, pero en ningún momento un lujo. Aunque la corriente Mod surgida en los sesenta las convirtiera en objeto de culto y adoración por parte de sus propietarios. Y en la actualidad sean unas piezas muy cotizadas por lo difícil que es conseguirlas en estado aceptable aunque en el mercado libre siempre hay una persona dispuesta a pagar el precio que el comprador estima oportuno, sea razonable o no.

Fuente: Motorpasion

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada